Importación de productos terminados libres de impuestos limita el crecimiento del sector químico

Al presentar los resultados de la encuesta de coyuntura del IV trimestre de 2021, el presidente de Asoquim, Guillermo Wallis, hizo un llamado al gobierno nacional a revisar el decreto que abrió el mercado nacional a productos terminados importados sin el pago de aranceles e IVA, sin haber tomado en cuenta si hay suficiente producción nacional o no. Dicha medida está afectando la capacidad de crecimiento de las industrias y por ende, del empleo.

 

 Florencia Tovar

ftovar@fuguetcomunicacionycambio.com

 

Caracas, 29 de marzo de 2022–  Productos como pinturas y esmaltes, lubricantes, y productos de higiene del hogar e industrial, que desde hace años se elaboran en el país con calidad y precios competitivos, están siendo desplazados por sus pares provenientes de otras latitudes que entran libremente a nuestro mercado sin pagar aranceles ni Impuesto al Valor Agregado (IVA) debido al decreto que está vigente desde agosto de 2018 y cuya renovación estaría por darse en los próximos días.

En ese sentido, aunque se observa una mejoría en la situación del sector, según la Encuesta de Coyuntura del IV trimestre de 2021 realizada por la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica (ASOQUIM), 74% de las empresas están operando por debajo del 40% de su capacidad. Es decir, 3 de cada 4 empresas tienen ociosa más del 60% de su capacidad de producción.  Lo ideal es que las empresas trabajen a 70 u 80% de su capacidad para poder producir eficientemente optimizando costos y generando más empleos.

Guillermo Wallis, presidente de ASOQUIM, explicó en ese sentido que si las empresas tienen que producir menos y, por lo tanto, vender menos, eso significa que los ingresos no son suficientes para contratar más trabajadores y mucho menos para mejorar los salarios y beneficios. Por el contrario, cuando aumenta la producción y las ventas estas empresas tienen incentivos para generar más empleos, subir las remuneraciones y dar más beneficios a su personal.

Actualmente, tanto industriales como comerciantes del sector coinciden en que los principales factores limitantes para su actividad económica son la baja demanda nacional, la competencia de productos importados, la falta de financiamiento y los excesivos tributos fiscales y parafiscales.

Al analizar las ventas del cuarto trimestre de 2021 con las del mismo lapso de 2020 –cuando la actividad comercial cayó por la pandemia- se observa que 53,5% de los encuestados afirmó que hubo un incremento, mientras que para 23,7% se mantuvo igual y el restante 21,1% sufrió una caída.

Por otra parte, 60,7% de la muestra logró incrementar su producción, mientras que casi 30% reportó una disminución. En este punto es imprescindible destacar que, si bien la actividad del sector químico y petroquímico logró cierta recuperación al cierre de 2021, no es menos cierto que dicha comparación se hace con respecto a un año 2020 donde la producción y las ventas bajaron significativamente como consecuencia del cierre de la economía debido a la pandemia.

Wallis hizo énfasis en que la recuperación real, no sólo del sector que representa sino también de la industria en general, pasa por la derogación del decreto que abrió la importación de bienes terminados con privilegios arancelarios, cuando deberían cobrarse los mismos impuestos que sí debe pagar el empresario nacional.

“Si el gobierno espera que la economía venezolana presente mejores indicadores en el corto plazo, que es también nuestra aspiración, es imprescindible que las autoridades tomen en cuenta los planteamientos y solicitudes del empresariado que se mantiene firme produciendo, trabajando y generando bienestar para sus trabajadores y el consumidor en general”, recalcó el dirigente gremial del sector químico.