Asoquim: 80% del sector químico opera con entre 0% y 40% de capacidad instalada

El presidente del gremio, Alvaro Silva Pérez, aseguró que mantener la operatividad del sector, evitar el cierre de empresas y garantizar el empleo, depende de la aplicación de políticas arancelarias adecuadas no proteccionistas, sino que permitan una competencia en condiciones equitativas.

Caracas, xx-xx-2021 – Ante el impacto negativo que ha generado a la industria química nacional la importación de productos terminados exonerados de impuestos, el sector plantea la necesidad de que se modifique el decreto 4.412 que entró en vigencia el pasado 29 de diciembre de 2020 y que corresponde revisar a finales de abril.

El Decreto 4.412, publicado en Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.608, exoneró a una serie de productos terminados y algunas materias primas del pago de impuestos de importación, tasa por determinación del régimen aduanero, IVA y se estableció la dispensa de algunos regímenes legales.

Álvaro Silva, presidente de ASOQUIM, aseguró que tal disposición atenta contra la estabilidad de las empresas químicas. Los sectores más impactados son los de Detergentes, Higiene del Hogar e Industrial, Lubricantes y Pegamentos, entre otros, pues aproximadamente 50% del mercado interno se está cubriendo con bienes importados que llegan al anaquel en condiciones de competencia desigual, debido a que los productos fabricados en el país sí deben cancelar impuestos y cumplir con las normativas venezolanas de calidad, metrología y ambiente. Además, el decreto no incluyó en la exoneración algunas materias primas e insumos que son fundamentales en la producción química aguas abajo en las cadenas de producción.

Explicó que también se han visto impactadas otras industrias químicas, pues al importarse con exoneración productos hechos fuera del país, éstos ya vienen empaquetados y listos para la venta, lo que implica que se dejan de consumir tintas, pegamentos y otras materias primas que bien se pueden producir en el país.

Es importante destacar que la mayoría de los sectores industriales del país cuentan con suficiente capacidad instalada para atender la demanda de productos por parte de la población venezolana. En el sector químico en particular, subsectores como los de Higiene del Hogar e Higiene Industrial, Lubricantes, Adhesivos, Colas y Pegamentos, Tintas, Pinturas y Resinas Termoestables existe capacidad de producción nacional disponible, pues, en promedio, se encuentran operando solo al 20% de su capacidad instalada y pueden aumentar rápidamente su producción para suplir los requerimientos del mercado con artículos de origen nacional que cumplen con normativas de calidad, ambiente, metrología y sanidad que son específicas para nuestros mercados.

Subrayó Silva que es necesario tomar conciencia de que las industrias son más que fábricas. “Las industrias son organizaciones que consumen materias primas nacionales y producen bienes de calidad para el mercado interno; hacen investigación, generan empleos, pagan salarios, beneficios y formación para que sus empleados puedan desarrollar sus capacidades. Asimismo, contribuyen con el sostenimiento de las comunidades, municipios y el país en general, mediante el pago de impuestos y, con ello, apoyan el mejoramiento de la calidad de vida de la población. De hecho, en esta época de pandemia, la industria química se ha esforzado especialmente para mantener la operatividad del sector y contribuir así con la producción de desinfectantes, oxígeno y otros insumos esenciales destinados a combatir la propagación del virus de la Covid19”, comentó el dirigente gremial.

ASOQUIM ha reiterado en diversas oportunidades que es de vital importancia contar con una política arancelaria adecuada, que permita incrementar la producción nacional y evite el cierre de empresas y pérdida de empleos. En tal sentido, solicitan nuevamente al gobierno nacional que con carácter de urgencia se eliminen las exoneraciones de impuestos de importación a los productos terminados; esto no significa protección arancelaria para la industria nacional sino más bien la oportunidad para competir en condiciones equitativas.

Al presentar los resultados de la encuesta de coyuntura del I trimestre de 2022, el presidente de ASOQUIM, Guillermo Wallis, explicó que se observa una mejoría pero todavía coyuntural, aunque existen expectativas positivas por la eliminación reciente de  de varios ítems del decreto de exoneración de aranceles para algunos segmentos del sector.

Florencia Tovar
ftovar@fuguetcomunicacionycambio.com

Caracas, 26 de mayo de 2022– Aunque se observa una mejoría en la situación del sector, según la Encuesta de Coyuntura del I trimestre de 2022 realizada por la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica (ASOQUIM), 74% de las empresas están operando por debajo del 40% de su capacidad. Es decir, 3 de cada 4 empresas tienen ociosa más del 60% de su capacidad de producción.

“Lo ideal es que las empresas trabajen a 70 u 80% de su capacidad para poder producir eficientemente optimizando costos y generando más empleos”, explicó Guillermo Wallis, presidente de Asoquim.

El dirigente gremial reconoció el trabajo de las mesas técnicas realizadas por el ministerio de Economía y Finanzas, al revisar conjuntamente con ASOQUIM y CONINDUSTRIA, la exoneración de IVA y arancel de aduanas a un importante número de ítems. Apuntó que los sectores más beneficiados gracias al trabajo de estas mesas técnicas fueron pinturas, tintas y resinas termoestables; pero quedan pendientes los ajustes requeridos en sectores como el de pegamentos, lubricantes e higiene del hogar e industrial. Esto puede ayudar a la reactivación del sector.

Advirtió, sin embargo, que el impacto favorable de esta medida puede verse afectado por el Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF), que se aplicará a todas las transacciones realizadas en divisas, debido a su efecto inflacionario sobre los precios de los productos.

Wallis explicó que el impuesto tiene un efecto cascada sobre los productos, dado que se aplica desde el primer eslabón de la cadena (adquisición de materia prima), pasando por la fábrica procesadora, el distribuidor, el comercio al detal hasta llegar al consumidor final. En cada una de esas cadenas debe aplicarse el 3% del impuesto señalado, lo que hace que el consumidor tenga que pagar un monto mucho más alto con respecto a cuando este tributo no existía.

Adicionalmente, esto le resta competitividad al sector frente al producto importado debido a que éste solo cancela una vez dicho impuesto.

La confianza es fundamental

Wallis insistió que las mejoras que se han venido dando en 2021 y comienzos de 2022 son de carácter coyuntural y no estructural.  Es de destacar  que, según la encuesta de coyuntura del sector químico y petroquímico del primer trimestre de 2022, los principales factores que limitan la producción y al comercio son la falta de financiamiento, baja demanda nacional, competencia del producto importado y los excesivos tributos.

Bajo estas circunstancias, es imposible generar confianza en el sector privado. Confianza que es fundamental a la hora de invertir en maquinarias, nuevas líneas de producción e innovación, lo que a su vez elevaría la capacidad de empleo de las empresas. En los últimos años, las empresas se han visto obligadas a financiar sus actividades con recursos propios, y por eso lo que se ve es un crecimiento orgánico. Pero no hay capital fresco de inversión, insistió el presidente de ASOQUIM.

 “El sector tiene un gran potencial para generar empleo, y eso se está empezando a materializar. Pero si eso es así bajo las actuales condiciones, ¿cómo sería si hubiera un cambio de reglas y políticas que permitieran un cambio fundamental en la actividad privada?”, recalcó Guillermo Wallis.