Asoquim: 80% del sector químico opera con entre 0% y 40% de capacidad instalada

Asoquim: 80% del sector químico opera con entre 0% y 40% de capacidad instalada

https://www.bancaynegocios.com/asoquim-80-del-sector-quimico-opera-con-entre-0-y-40-de-capacidad-instalada/

Entre los principales problemas que están impidiendo la recuperación del sector químico nacional destaca la falta de financiamiento, la voracidad fiscal y las dificultades para transferir pagos al exterior. Así lo refleja la Encuesta de Coyuntura correspondiente al segundo trimestre del año realizada por la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica (Asoquim).

En ese sentido Guillermo Wallis, presidente de Asoquim, señaló que ante la falta de crédito las empresas han tenido que recurrir en los últimos años a recursos propios para poder tener el capital de trabajo suficiente para poder mantener la producción. Eso se traduce en recursos para adquisición de materias primas, mantener el inventario y pago de la nómina, entre otras cosas.

Cuando se pregunta cuáles son los principales obstáculos para la producción, los encuestados señalaron a la baja demanda nacional, la falta de financiamiento, la competencia de productos importados sin pago de arancel e IVA, los excesivos tributos fiscales y parafiscales y difícil acceso a las materias primas nacionales. Los comerciantes coinciden en  los primeros cuatro, y el quinto –para ellos- es la dificultad para transferir pagos al exterior.

El máximo representante del sector químico venezolano considera que es urgente que el gobierno nacional analice esta situación y tome los correctivos necesarios para que las empresas puedan tener acceso al crédito bancario y  se permita movilizar las divisas que están en cuentas custodia. Igualmente es importante que se revise el impacto que el Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF) está teniendo sobre la productividad y sobre el consumidor.

La falta de acceso a recursos financieros ha generado que la capacidad utilizada de las empresas manufactureras se mantenga en los mismos niveles que el  trimestre anterior. 33% de la muestra asegura que sólo utiliza entre el 0 y el 20% de su capacidad instalada y 44% está entre 21% y 40%. Es decir, casi 80% apenas usa entre el 0% y el 40% de su capacidad.

Wallis hizo énfasis en que la recuperación real, no sólo del sector que representa, sino también de la industria en general pasa por la derogación del decreto que abrió la importación de bienes terminados con privilegios arancelarios que no recibe el empresario nacional y tome medidas para dar opciones de financiamiento para el capital del trabajo de las empresas. Si el gobierno espera que la economía venezolana presente mejores indicadores en el corto plazo, es imprescindible que las autoridades tomen en cuenta los planteamientos y solicitudes del empresariado que se mantiene firme produciendo, trabajando y generando bienestar para sus trabajadores.

Al presentar los resultados de la encuesta de coyuntura del I trimestre de 2022, el presidente de ASOQUIM, Guillermo Wallis, explicó que se observa una mejoría pero todavía coyuntural, aunque existen expectativas positivas por la eliminación reciente de  de varios ítems del decreto de exoneración de aranceles para algunos segmentos del sector.

Florencia Tovar
ftovar@fuguetcomunicacionycambio.com

Caracas, 26 de mayo de 2022– Aunque se observa una mejoría en la situación del sector, según la Encuesta de Coyuntura del I trimestre de 2022 realizada por la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica (ASOQUIM), 74% de las empresas están operando por debajo del 40% de su capacidad. Es decir, 3 de cada 4 empresas tienen ociosa más del 60% de su capacidad de producción.

“Lo ideal es que las empresas trabajen a 70 u 80% de su capacidad para poder producir eficientemente optimizando costos y generando más empleos”, explicó Guillermo Wallis, presidente de Asoquim.

El dirigente gremial reconoció el trabajo de las mesas técnicas realizadas por el ministerio de Economía y Finanzas, al revisar conjuntamente con ASOQUIM y CONINDUSTRIA, la exoneración de IVA y arancel de aduanas a un importante número de ítems. Apuntó que los sectores más beneficiados gracias al trabajo de estas mesas técnicas fueron pinturas, tintas y resinas termoestables; pero quedan pendientes los ajustes requeridos en sectores como el de pegamentos, lubricantes e higiene del hogar e industrial. Esto puede ayudar a la reactivación del sector.

Advirtió, sin embargo, que el impacto favorable de esta medida puede verse afectado por el Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF), que se aplicará a todas las transacciones realizadas en divisas, debido a su efecto inflacionario sobre los precios de los productos.

Wallis explicó que el impuesto tiene un efecto cascada sobre los productos, dado que se aplica desde el primer eslabón de la cadena (adquisición de materia prima), pasando por la fábrica procesadora, el distribuidor, el comercio al detal hasta llegar al consumidor final. En cada una de esas cadenas debe aplicarse el 3% del impuesto señalado, lo que hace que el consumidor tenga que pagar un monto mucho más alto con respecto a cuando este tributo no existía.

Adicionalmente, esto le resta competitividad al sector frente al producto importado debido a que éste solo cancela una vez dicho impuesto.

La confianza es fundamental

Wallis insistió que las mejoras que se han venido dando en 2021 y comienzos de 2022 son de carácter coyuntural y no estructural.  Es de destacar  que, según la encuesta de coyuntura del sector químico y petroquímico del primer trimestre de 2022, los principales factores que limitan la producción y al comercio son la falta de financiamiento, baja demanda nacional, competencia del producto importado y los excesivos tributos.

Bajo estas circunstancias, es imposible generar confianza en el sector privado. Confianza que es fundamental a la hora de invertir en maquinarias, nuevas líneas de producción e innovación, lo que a su vez elevaría la capacidad de empleo de las empresas. En los últimos años, las empresas se han visto obligadas a financiar sus actividades con recursos propios, y por eso lo que se ve es un crecimiento orgánico. Pero no hay capital fresco de inversión, insistió el presidente de ASOQUIM.

 “El sector tiene un gran potencial para generar empleo, y eso se está empezando a materializar. Pero si eso es así bajo las actuales condiciones, ¿cómo sería si hubiera un cambio de reglas y políticas que permitieran un cambio fundamental en la actividad privada?”, recalcó Guillermo Wallis.